martes, 3 de junio de 2008

Aguamarina Golf

El viernes, día de Canarias, nos encaminamos hacia el sur. Gracias a mi inusual sentido de la orientación y cuando sólo llevábamos tres cuartos de hora parados, sospeché que estábamos en un atasco.

¡Había coches de todos los colores! La autopista parecía sembrada de gominolas que avanzaban a paso lento y majestuoso hacia el sur. ¿Será posible? ¡Toda esa gente había nacido el 27 de mayo del 89! Y además... ¡se me estaban adelantando! ¡Y la idea era mía! Así que, desde que logramos desviarnos, cogimos un atajo. Y nos fuimos al sur por el monte... ¡Qué buena idea! La carretera sólo tenía un centenar de curvas, pero a nadie se le ocurrió ir por ahí. ¡Así que los adelantamos a todos! Lo vi desde arriba... Lo que pasa es que ellos iban hacia el sur, y nosotros hacia el Teide. Total...

¡Que se preparen en el hotel! - pensé gozosa - Cuando logre llegar, me resarciré con creces... Hotel de cuatro estrellas, tres piscinas, magníficas instalaciones, pistas de tenis, acceso a una playa, campos de golf... ¡Y todo incluido!

Sobre las tres de la tarde llegamos a ¡Aguamarina Golf! ¡El hotel de cuatro estrellas! ¿Quiénes serían? ¿Alain Delon? ¿Harrison Ford acaso? Recé para que no estuviera Mónica Bellucci, que le encanta a mi no pareja. Y me preparé para conocer en persona a las estrellas más famosas del mundo del cine. ¡A cuatro! Nada más y nada menos... ¡Cómo iba a fardar el lunes en el cole! El viernes cené con Jack Nicholson y el sábado tomé café con Robert de Niro. Ya me veía conversando animadamente con Susan Sarandon o tomando el té con Julia Roberts.

En fin, que llegamos al hotel... Lo primero que me sorprendió agradablemente fue el aparcamiento. Era un aparcamiento con toda la tierra incluida. Como los descampados, pero con más baches. Qué entrañable. Supuse que el aparcamiento de verdad estaría lleno con los coches de las estrellas. Así que no le di importancia y me dispuse a hacer mi entrada triunfal en el hotel. Ya en recepción nos atendió un señor con media mueca que nos sacó una foto. Por si nos perdíamos... Y a partir de ese momento la política del todo incluido se apoderó de mí.

¡Qué maravilla! ¡La piscina tenía toda el agua incluida! Lo mismo pasaba con la habitación, que era con camas incluidas. Además, la habitación también incluía todo el baño, paredes, cortinas y tele, con mesa incluida. Las sábanas incluían algún agujero, para que se viera bien que el colchón era de calidad. La calidad del colchón no estaba incluida. Había un chiringuito a modo de cafetería que era adorable. Además de tener techo, ofrecía una amplia variedad de papas fritas congeladas y papas congeladas fritas, con ketchup y plato incluido. Y para mi asombro, también había una cafetería interior que servía café de máquina y refrescos de grifo, ¡con todo el vaso incluido!

Este maravilloso hotel tenía incluido el acceso a una playa. Y la playa tenía incluidas unas rocas tan grandes y maravillosamente duras que no las probamos. El mini golf incluía un palo para todo el hotel, porque el segundo estaba roto, pobres... Y naturalmente las únicas dos pelotas, aparte de las del dueño, también estaban incluidas. El billar tenía las bolas incluidas, pero estaban tan dentro que no las vimos. Y el futbolín estaba incluido en el "todo fuera de servicio", igual que las dos piscinas restantes. El buffet tenía la comida incluida en bandejas y su calidad era igual a la del colchón. ¡Y las pistas de tenis incluían red! Lástima que el todo incluido empezaba a las once de la mañana y acababa a las once de la noche... Que si no...¡me pongo las botas!

Total, que lo único que no estaba incluido en este hotel eran las cartas, que pertenecían a la categoría del "todo robado". Así que las compramos, porque las instalaciones eran demasiado bonitas como para usarlas. ¡Que las íbamos a gastar...! Y como el sol salió el domingo, nos pasamos el fin de semana viendo la tele, jugando a las cartas y admirando la vegetación del hotel, con sus hojas incluidas y todo.

Por mucho que busqué, no vi a ninguna estrella. A lo mejor me equivoqué y era un hotel de cuatro velas. Vaya usted a saber... Lo cierto es que llevo dos días pensando si "timo" y "estafa" significan lo mismo. Porque de ser así, el hotel Aguamarina Golf puede añadir estas palabras a su todo incluido.

Y un último consejo: Si vienen... ¡no vayan!

30 comentarios:

La chica de ayer dijo...

POR DIOS: QUE FRACASO!!!! MAS SUERTE PARA LA PROXIMA VEZ!

Necio Hutopo dijo...

Tengo algunas experiencias con hoteles de ese estilo... Eso sí, son unas vacaciones que no olvidarás (al menos, no facílemente... eso dice mi psicólogo)

susana dijo...

Lo siento. Sólo tú puedes hacer que nos riamos de algo así. Un beso.

Lara dijo...

Eso lo hacen muchos hoteles, te ponen lo de las estrellas y luego por allí no ves ni una, jajaja.... Gracias por el aviso, no pienso ir ;)
Muuuuuacks!

Hannah dijo...

¡Menudas vacaciones todo incluido! Si no fuera pecar de insolidaria con lo sufrido te diría lo mucho que me he reído...
Un abrazo fuerte y comprensivo con cariño y todo incluido.
Hannah

luna35 dijo...

desde luego cuando Amanda te puso en su blogs como DIVERTIDA, se quedó corta,, es que en cada uno de los post que escribes me meo a carcajadas contigo, no solo yo, sino mi marido e hija, y es que hasta en las situaciones mas chungas sabes describirlas con esa fina ironia que te caracteriza.
No comento mucho, pero desde luego te leo siempre, jajaj,, y sigue así bonita, que eres un genio.
Por cierto, felicidades atrasadas a tu hija.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Muy bien dicho niña, Si no se merecen una propaganda se dice y nos vamos, ¡Al menos ya estoy advertida, yo ahí no voy!
... y luego dicen que está en crisis el turismo ¡si son ellos los que se han cargao la gallina de los huevos de oro, aquí en Andalucía pasa lo mismo!
Besicos guapa y lo siento de verdad

Kotinussa dijo...

Oye ¿y los agujeros de las sábanas tenían forma estrellada? Porque a lo mejor a eso se referían las "cuatro estrellas".

Besos y mi más sentido pésame por el fin de semana tan chungo.

Nanny Ogg dijo...

Jajajajaja... ays, perdona que me ría pero es que cuentas el desastre con una gracia... ¿Ves? Al menos tú llevas el sentido del humor incluido y así, hasta los malos hoteles, se vuelven divertidos :)

Besos

Franziska dijo...

Voy a descansar unos días -no sé cuantos pero serán todos los necesarios- de mi actividad en el blog. Tanto si decido reincorporarme como si lo abandono definitivamente, puedes estar segura que me pasaré a visitarte de vez en cuando y a disfrutar de tus ingeniosos monologos.

Un abrazo.

aunqueyonoescriba dijo...

vaya decepción!! tomo nota para no pisarlo...

Nais dijo...

Jolin que desastre, vaya full de hotel por favor y encima tienen la cara de decir todo incluido.
Menos mal que te lo tomas muy bien todo jajajajajaja.
Como siempre me ha encantado tu post.

Ambrosía dijo...

Mare miaaaaaaaa que desastre de hotel, pero que gracia tienes pa contarlo y reirte hasta de su sombra....jajjajaj.
Como siempre a sido un placer leerte
Un beso

Eva dijo...

Vaya, quisiera tomarme las cosas con tu mismo sentido del humor?
hay algun curso que se pueda hacer para lograr eso?
Post genial y ocurrente, como siempre ...
besos mil,

tnf25 dijo...

buena forma de verlo..y me encanto el consejo final!!!

acoolgirl dijo...

Uysss... pues qué suerte con todas esas cosas incluídas!!! No te creas que, muchas veces... los hoteles no incluyen nada!!

Y, estoy convencida de que, los famosos se escondieron al verte llegar... la envidia es muy mala!! xDD

Un besazooo

Cigarra dijo...

"...aparte de las del dueño..." Cómo me he reído. Si alguna vez naufrago quiero que sea contigo, porque consigues reirte de la situación menos divertida.

antidogmático dijo...

Desde luego, ya sé dónde no iré este verano. Lo de "Aguamarina" es un nombre un tanto inapropiado, ¿verdad?

JOHNNY INGLE dijo...

Ejem: yo debo de ser de los pocos irreverentes que no decidieron lanzarse a celebrar el Día de Canarias con un embotellamiento antológico rumbo hacia el sur. En lugar de salvas al cielo, toneladas de Co2 de coches rugiendo motores sin avanzar un ápice.

Qué aburrido, me quedé en casa y dormí en mis sábanas sin agujeros y mi colchón viscoelástico de una comodidad que resulta insultante.

¿Pero qué esperabas enocontar?

Si el mismo nombre lo dice:

Hotel Aguamarina Golfo: ¿es que no le hizo sospechar nada que el dueño del Hotel se denominara golfo a sí mismo?

Debe considerarse afortunada de que el mayordomo no subiera a su habitación a las doce de la noche para acostarse con usted: ¡porque eso también suele estar incluido! (guste o no guste)

Raquel dijo...

Me apunto el consejo, que para algo tiene que servir que hayas pasado el fin de semana en un sitio así, no?

Un beso, y más suerte para la próxima escapada!

Respirando dijo...

Oídooooooooo cocinaaaaaaaa. Si voy, no iré.

Creo que la estrella que incluía el hotel, se llama un nombre imposible. Algo así como Zafferano...

Beso, so wapa.

P.D. Espero que ganaras a las cartas.

celebrador dijo...

Pues mi chica y yo hicimos dos viajecicos cortos desde casa, el primero el viernes por la tarde a unos 100 km de distancia fuimos a ver los campos, sí sí campos, de un agricultor biodinámico (toma ya), a mi chica le encantó, a mi ya me habían encantado por la mañana en la visita que les hice por trabajo

Nos recibió (y se autonombró nuestro guía un gato), sí, sí, un gato, se llama Orus y se empeñó en acompañarnos por todas partes dejando de lado a su dueño que estaba trabajando en el tractor mientras maullaba suavemente y de forma continuada (yo no había visto nada semejante en un michino). Para mi que nos explicaba yo qué me sé qué

El sábado por la tarde hicimos casi 200 km hasta Balaguer, la visita tenía un motivo específico pero al mrgen de él, conocí el invernadero con el aire más limpio que he visto en toda mi vida.

¿Dónde están aquí los venenos (pesticidas)?, no me lo podía creer. A mi chica le encantó

Pilar dijo...

Hace tiempo que no te leía y me has vuelto a hacer reir....
Gracias!!

Instigador dijo...

¡Me lo paso pipa contigo! Ese humor fino, limpio. Esa ironía tan sureña. En fin, que apunto el nombre del hotelillo para la cosa de la lista negra. Mejor, de color, no se me ofenda nadie.

Besos

ilya dijo...

Niña, ¿la hoja de reclamaciones también venía incluida? A veces, eso excluye posteriores sensaciones de haber olvidado el pelo en el hotel (porque nos lo tomaron...).

Besazos.

Marga dijo...

Lo de tomarnos el pelo se está poniendo de moda.

Ahora toca que nos desplume la Srta.Bibiana.

Hoy le he dedicado unos palabros, que para eso ya soy miembra...

Un beso/besa muy grande.

Tanhäuser dijo...

Pero cómo lo haces para ser tan genial. Es que hasta relatando un timo/estafa como ése, lo bordas hija de mi vida.
Besos

Lidia M. Domes dijo...

Ma asombra tu forma de incluir... es realmente sorprendente!!!

Besos,

Lidia

naturline dijo...

Quisiera tomarme las cosas con tu mismo sentido del humor?

joaninha dijo...

No te preocupes, la próxima vez me llevas a mi que yo te encuentro las estrellas... y si no, las llevo yo!!!