lunes, 9 de febrero de 2009

Una reunión muy hogareña

Desde luego... No hay nada como vivir para aprender.

Cuando volví de Sevilla me llamó mi amiga Mónica. Quería que nos viéramos el sábado para cenar, celebrar mi cumpleaños y arreglar el mundo. Aunque mi cumpleaños había sido la semana anterior, cenar se me da muy bien. Así que acepté rápidamente. Y el sábado, a la hora convenida, estaba lista para darle un repasón al mundo. Que falta le hace...

Mónica es suiza. Pero no como una vaca... Así que a las diez y algo, puntual como un reloj, pasó a buscarme por casa. Yo llevaba un rato esperando. Porque por mi reloj habíamos quedado a las nueve y media. Pero en lo que me entretuve contando estrellas, el tiempo pasó volando. Y en menos de lo que canta un periquete, ya estaba subiéndome al coche de mi amiga. A partir de aquel instante... ¡la noche nunca volvió a ser la misma!

Mónica había reservado mesa en un restaurante nuevo. En Guamasa. Me encantan los restaurantes nuevos. Sobre todo si no los conozco. Así que, como estábamos cerca de su casa, pasamos un momento para ver las reformas que había hecho. Bajamos del coche, abrimos la puerta y... ¡SORPRESA! ¡Un globo azul! ¡Y volando!


Algo extraño estaba pasando... ¡Cómo podía volar un globo si allí dentro no hacía viento! Pero ahí no acababa la cosa. Muchos más globos empezaron a volar y un montón de gente empezó a gritar: "¡Felicidades! ¡Felicidades!" ¡Pues sí que habían gustado las reformas de Mónica! El susto fue tan grande que casi se me salen las lágrimas. Así que me di la vuelta y me puse a llorar. Y cuando me repuse, me uní al grupo y empecé a gritar yo también: ¡Felicidades! ¡Felicidades! Cuando se encendieron las luces descubrí que eran todas mujeres. Lástima... Así que le di un beso a todas, les pregunté si las reformas eran de su agrado y me dispuse a comer de una mesa que había en la esquina. Todavía me andaba preguntando a qué se debía tanto alboroto, cuando apareció una chica con una maleta y una mesa plegable. ¡Era una reunión de tupper!



Hay que ver lo moderna que está la industria. Y cómo han cambiado los utensilios con el tiempo... Los tupper eran estupendos. Los había de todos los colores y tamaños. ¡Y con formas deliciosas y aerodinámicas! Y hasta traían algún que otro ingrediente. Como la pasta kamasutra, el huevo del amor o aceites, geles y cremas de todos los sabores. ¡Incluso había plumeros para limpiar la cocina! Y un coqueto lápiz de labios que vibraba. Y se llamaba Cuco. Para cuando terminas de cocinar y te quieres poner guapa... En fin, que había de todo. Bolas y collares, ropita interior de lo más mona, algún látigo para cuando pierdes la paciencia, antifaces para los carnavales que ya vienen. Y así... Estaba yo muy entretenida averiguando el uso de un tupper llamado "Dildo el monarca" cuando, de repente, apareció... ¡un lindo marinerito!

¿Pero qué hacía un marinero en una reunión de tupper? ¿Será verdad eso de que en cada puerto tienen una mujer? Pues éste venía a buscar la suya. Seguro. Pero me da que no la vio. Porque salió disparado hacia mí como si me conociera de toda la vida. Yo intenté escapar, pero detrás de mí había una pared reformada. Así que el brasileriño me cogió de la mano y me arrastró al centro de la sala. Intenté tragar la tortilla para decirle que yo no era Ella. Pero sólo me salió "¡Meu Deu!" Y al segundo siguiente me vi atrapada por una masa de músculos y condecoraciones. No había escapatoria alguna. Más tiesa que una escoba di unos cuantos pasos de baile. Bailé cariacontecida, como debe ser..., La muerte del Cisne, una polka y un tango. Me pareció ver que la gente se reía. Hasta creí oír algunas carcajadas. ¡Qué contentas estaban todas! La reunión de tupper estaba siendo un exitazo. ¡Y menos mal que estaba yo! Amenizando la velada...



En fin, que cuando el marinerito se empeñó en que me sentara, la poca paciencia que me quedaba se esfumó. ¡Pero por qué tenía que sentarme si se bebe de pie! Yo creo que quería hipnotizarme, porque empezó a hacer unos extraños movimientos con los brazos y las piernas mientras se pegaba cada vez más a mí. Y casi lo logra, pero gracias a mi potente autocontrol, me levanté como gato que pierde la cola y en un arranque de generosidad se lo cedí al resto de mujeres. ¡Que casi se lo comen! Pues yo prefiero los canapés...



Total que el pobre chico entró en calor. O alguien le sugirió que la ropa resultaba algo indigesta... Y como quien no quiere la cosa terminó bailando con un taparrabos. El taparrabos era de mala calidad. Porque se mantenía colgado de un palo que el chico llevaba entre las piernas. ¡Y gracias al palo! Que si no... ¡A ver quién es la lista que le devuelve el taparrabos todo pisado!



La reunión fue muy instructiva y divertida. Ya sé cuántas clases de tupper existen hoy en día. Me compré unos cuantos y los usaré desde que pueda. Será un placer. Al marinerito brasileiro lo mandé a comprarse un uniforme nuevo, porque el suyo quedó para el arrastre. Y eso sí, las reformas no llegué a verlas nunca. Tendré que volver un día de estos para dar mi visto bueno. Y a todos ustedes, anímense, hagan reuniones de tupper. ¡Se van a sorprender!

PD.- A Dana, mi niña: Eres la mejor... Sé cuánto te costó organizar todo esto para mí, pero lograste tu objetivo. Nunca, y digo nunca, me olvidaré de este cumpleaños... ¡Gracias!

28 comentarios:

ZC dijo...

Vaya, guapa, pero qué sorpresas las de la vida y si te las da buenas pues mejor. Que vivan los tupper.

Lansky dijo...

las reuniones de tupper son muy peligrosas, y los tupper, que son herméticos, también; en cambio los marineros brasileiros, no.

La chica de ayer dijo...

VIRGEN, QUE SUPER JUERGA!

Necio Hutopo dijo...

Muy bien, yo debo confesar que quedé un tanto cuanto imprecionado con la ultima foto... tan es así que en el comentario de la chica de ayer juro que leì una V en vez de la J y la U... Tan impresionado he quedado que he tenido que ir a sacarme los ojos con una cucharita para el azucar... Será que tienes algo de lejía para lavarlos?

Marga dijo...

Efectivamente, la última foto es muy extraña, creo que es un truco de magia... lástima que no haya una posterior para ver aparecer a la paloma correspondiente...

Me muero de la envidia: ¡yo también quiero una reunión así!

P.D.: Mi cumple es el 31 de agosto... ejem...

¡Besos!

Lara dijo...

Yo tampoco me olvidaría de una cosa así. Tú te lo mereces wappísima ;)
Muuuuuuacks!

woman in love dijo...

tremendo fiestón, lo mejor aparte de los tupper el marinerito

felicidades

antidogmático dijo...

Yo me quedo con tu cara de sorpresa. No hay nada como una imagen. :))

Franziska dijo...

Hay una cosita que no me ha quedado nada clara. Perdona mi torpeza. El marinerito brasileño ¿era el que vendía los taper? Si es así, los vendió todos. ¿No?

Pues es verdad, las técnicas de marketing han cambiado una barbaridad...Ya lo dijo don Hilarión antes de que yo naciera.

Un abrazo.

Raquel dijo...

Muchas felicidades guapa (aunque sean con retraso).

Que disfrutes de tus tuppers con tu propio marinerito.

Besos.

Tanhäuser dijo...

Wwwuuuuuaaaaalaaaaa, ¡¡¡qué pedazo de fiestorro!!!
No he acabado de entender lo del contenido de las fiambreras esas. ¿Es bueno para el colesterol?
Besos y me alegro un montón de que te lo hayas pasado en grande.

Zafferano dijo...

ZC: Pues sí. Los tupper son un buen invento. Pero por el tamaño que tienen ¡sólo he podido guardar un par de croquetas!

Lansky: Bueno, un tupper bien usado da para mucho. Además, un buen tupper se puede compartir. En cambio el brasileriño, también.

La chica de ayer: Bueno... virgen a estas alturas... Pero la juerga fue de escándalo!

Necio Hutopo: No creo que el marinerito lave su juerga con lejía! Saldría altamente perjudicado!

Marga: Eso es lo que tú te crees...! Sí que hay foto...! Y la paloma no se parece a la de la paz! No las he puesto para no herir sensibilidades. Ahora, si te hace ilusión, te mando un par de ellas! De fotos...

Lara: Ya decía yo que por qué me había regalado mi hija el brain training!

Un besote para todos, el próximo que cumpla mi edad invita a los demás! Vale?

Zafferano dijo...

Woman in love: Ay woman... Te hubieras quedado in love de haber venido! Mira que te lo dije...!

Anti: Jajaja! No sabes lo que me he reído yo con esa foto! Si hasta se me ve el chicle! Y la boca casi se me sale de la cara!

Fran: Bueno, había dos chicas explicando los diversos usos y vendiendo los tupper. El marinerito me da que vino a dar clase de manipulación de alimentos. O algo... En eso no me fijé...

Raquel: Pues sí. Lo haré. Pero el mío es almirante. O admirante...cuando me tiene delante!

Tan: Tú sabes que el huevo del amor y el colesterol no se llevan mucho. Pero te aconsejo la pasta kamasutra, que es buena para la salud mental. Verás cuando la pruebes. No vas a comer lasaña nunca más!

Y para la próxima lo quiero con botas! Un besote muy grande a todos y gracias por acompañarme en la fiesta!

Lidia M. Domes dijo...

Felicidades, Zaffe!!!

Qué estupenda sorpresa...

Además, después de la fecha, cuando nadie lo podía haber sospechado!!!

Abrazos,

Lidia

EL INSTIGADOR dijo...

¡Qué fiestas tan hogareñas! Mi mujer estuvo en una y también me habló de un marinero, negrito él, que también debía ser policía. Recuerdo que me habló de que tenía un porra muy grande. Creo que compró algunos tuppers pero no debe usarlos porque no los veo en la nevera.

Besos

Eduardo dijo...

Marineros somos. No digo más. Un beso bailón.

amigoplantas dijo...

Hace un tiempo lei un artículo muy bien "escribido" sobre Brasil y la postura papal sobre el sexo

Venía a preguntarse como un antiguo seminarista polaco (el Papa lo era esos días) puede ni siquiera vislumbrar el desbordamiento erótico y hormonal de un ambiente en el trópico

al calor de la lumbre dijo...

Jjajaja, qué arte, qué manera de contar las cosas.
Yo estoy deseando que mis amigas se animen para una reunión de esas.
Qué ya es hora de equiparse... de fiambreras.
Un abrazo.

aliere dijo...

¡Qué reunión más divertida! Yo también quiero tuppers de esos, que a falta de pan cuando el costillo está lejos, buenas son tortas :P

Eso sí, a mí me hacen mis amigas lo del marinerito y me da algo, soy muuuuy vergonzosa. Al menos no parecía de esos hipermusculados a los que se les destacan las venas de los brazos y tienen un músculo en la espalda que parece un asa :S

Un besazo y a seguir cumpliendo más con esa alegría y salero :)

mariapahn dijo...

jajajajajajaaja ¡vaya fiestuqui que se marca la Zaffe! esto es vida y lo demás...¡yo que sé! lo demás boberías....jajajajaja
Besos guapaaaa

Maria dijo...

Está claro que estabas en el septimo cielo porque las chocolatinas estan en el sexto y ni las mencionas... jajajaja. ¡¡¡Que bien se lo pasan algunas!!!

El Analista dijo...

Y yo que salgo tan poco, así que así son las reuniones de tupper, bue, no es para mi la cosa entonces, ¿o acaso hay versiones para hombres?, como sea, ¿así que la nena te organizo la fiesta?, linda la nena...

Zafferano dijo...

Lidia: Pues sí. Fíjate que no lo esperaba ni siquiera yo!

Instigador: Compró tupper ella también? Qué hogareña. A lo mejor son para calentar. En el microoondas.

Eduardo: Marineros...? Pero no era "Canarios somos, canarios seremos"?

Amigoplantas: Todavía no conozco la postura papal. En qué libro sobre sexo dices que sale?

Al calor de la lumbre: Bueno, tanto como un equipo entero... Con un marinerito solo te va a dar...

Un besote a todos y muchas gracias, habrá que organizar una blogotupper un día de estos!

Zafferano dijo...

Aliere: Casi estrangulo a mi hija... Y el marinero sí que estaba hipermusculado, pero no precisamente en la espalda!

Mariapahn: Possí, la vida hay que vivilla!

María: Yo creo que más bien estaba bajo tierra... Tipo avestruz... Y sí, el marinero era color chocolate, se me olvidó mencionarlo...

Analista: Cuánto tiempo! Ya veo que los análisis te tienen ocupado! Linda la nena, sí, eso le dije al llegar a casa...

Muchas gracias por la visita y un beso muy muy grande a todos!

Sra de Zafón dijo...

Pero bueno Zaffe! Yo quería haberte pegado aquí una foto que me acaban de sacar ahora mismito y que resume mi estado despues de leer lo de tu fiesta hogareña.
Pero no soy capaz así que te pego
el enlace : http://www.gifandgif.es/gifs_animados/Vacas/Gifs%20Animados%20Vacas%20(3).gif

Ya ves que pronto se prepara una para una fiesta hogareña.

Feliz cumple! que con lo del marinerito y los tupper casi se me olvida felicitarte :)

acoolgirl dijo...

Aysss... qué súper cumpleañosss!!! Yo quiero uno igual!!! Jajajaa!!!

Y bueno, FELIZ CUMPLEAÑOS!!!

Esto no lo olvidas en la vida, eh? Jajaja!!!

Un besazooo

Ambrosía dijo...

Aysssss llego... tarde como siempre!!!!he estado algo alejada de los blog,.... pero me me gusta saber que te hayan sorprendido con una buena fiesta para tu cumpleaños y tu lo hayas celebrado en tan buena compañía.
Ahora que estoy de regreso, quiero unirme con mis mejores deseos para ti a ese canto de :
FELIZZZZ FELIZZZZ CUMPLEAÑOOOOSSSSS...!!!
Un besazooooo wapaaaa que te mereces lo mejor.

Silvia Cristina dijo...

Hay Zafeerano...si me vieras reirme sola..y a carcajadas...sos genial contando...parece que estuviese alli contigo....

Imperdible tu escrito...con un humor impagable...Así que te levantaste como gato que pierde la cola...me mori de risa...y que bien nos hace...aunque en mi casa somos de reírnos muchísimo..tenemos buen humor....

Un abrazo enorme...enorme...

Silvia

P.D. Con tiempo leeré detenidamente lo de los carnavales..jajajaj