viernes, 10 de enero de 2014

Mis botas de agua

Vivir en Canarias sin botas de agua es un auténtico disparate.




Es como la pajarilla que se muerde la cola. Si no hay botas de agua ¡no llueve! Por ejemplo el otro día que llovió de cinco a seis... ¡y yo con zapatos! Todavía estoy buscando quién se puso las botas de agua y no avisó...

Total, que ayer me levanté con ganas de lluvia... Busqué entre todas las dos botas que tengo y, como no podía ser menos, elegí mis botas de agua. Hay que ver... nada más calzarme la primera ¡empezó a llover! Qué alegría. Nunca me falla el truco. Y como se me hacía tarde de tanto pensar, cogí el primer abrigo de agua que encontré, una bufanda a juego con las botas y salí, vestida de agua, para recibir, alegre y sonriente, mi tan deseado temporal.

Nada más llegar al cole me puse a trabajar. El agua corría por todas partes. El aparcamiento, el patio central, la zona de columpios, la pista de patinaje, los polideportivos... ¡Todo estaba maravillosamente inundado! ¡Qué bien! ¡Había charcos por todas partes!

Y allí estaba yo, con mi abrigo, mis botas y sin paraguas, preparada para arreglar tamaño desastre. Escruté atentamente el horizonte en busca del charco más grande. El padre de todos los charcos. El charcón. Y tras cuatro vueltas de inspección desechando los charcos más insulsos, lo encontré. Allí estaba, junto a mi coche, desafiándome con sus aguas turbulentas. Y fue entonces, sólo entonces, cuando mis ganas de jugar se multiplicaron por mil.

Primero lo rodeé graciosamente. Despistándolo. Después toqué sus bordes con la punta de las botas. Observándolo. Salté cuatro veces de un lado a otro, lo crucé de puntillas, hundí los talones en el agua, salté a la pata coja, di tres piruetas en el aire, arrastré las suelas sin descanso, y, cuando me cansé de tanto jugar, sin pensármelo dos veces... ¡lo pisé!

 Bajo mi atenta mirada y como quién no quiere la cosa ¡el charco desapareció! ¡Mis botas de agua habían hecho su trabajo! No hay nada mejor que unas botas de agua para vaciar los charcos de Canarias. Así que, con mis botas de agua llenas, o mis botas llenas de agua, tanto monta monta tanto..., subí al coche, llegué a casa y vacié el charco en la bañera. Qué agradecida me sentí con mi gran suerte. ¡Tener un charco en la bañera no es habitual! Sólo me falta comprar un par de peces de colores para completar mi ecosistema. Porque las algas saldrán solas...


En fin... Que mañana me voy a poner las botas de agua por si se me evapora el charco. ¡Que se preparen en Canarias! Ya estoy viendo las noticias ¡Alerta roja por lluvias! Cómo me lo van a agradecer... Qué bien. Aunque esta vez, y sin que sirva de precedente... ¡usaré mis calcetines de plástico!  

¡Feliz 2014 a tod@s l@s que pasen por aquí!

33 comentarios:

Genín dijo...

jajajaja Mira con atención en la bañera no sea que tenga pirañas..:)
Besos y salud

Zafferano dijo...

Genín: Hola Genín! Qué alegría! Los dedos de los pies todavía están a rayas de tenerlos en remojo, a ver si tengo pirañas camufladas entre las algas!
Un besote y feliz año!

Eduardo González Ascanio dijo...

¡Así que vuelves a "mojarte" con el blog?
Te enlazaré en el que tengo recién abierto. La clave del antiguo blog fue presa de hackers malvados y tuve que eliminarlo.

http://unoscuantosrenglones.blogspot.com

Zafferano dijo...

Jajajaja! Hola Eduardo! Sí, las botas de agua también sirven para escribir. Qué gran invento...
Me da que voy a tener que renovar casi todos mis enlaces. Si va a resultar que la única que no se ha ido soy yo!
Un besote y gracias por pasar!

Nanny dijo...

Jajajajajajaja... Avisa, avisa si te pones las botas de agua y avisa al Gobierno para que suspenda las clases que es lo que más le mola a mi hija de Canarias :D

Zafferano dijo...

Hola Nanny!!! Qué bien leerte de nuevo!
Tengo la ligera impresión de que tu hija y yo tenemos los mismos gustos. Por qué crees que se suspendieron las clases la última vez? Ese día me puse las botas de agua de caña alta!!!
Un besote, pronto voy a verte.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Que alegria encontrarte de nuevo Zafferano! y además compruebo y eso es lo mejor, que sigues con tu buen humor, ese que me arranca una sonrisa de oreja a oreja.
Cuando vuelvas a llenar las botas, la bañera o te pongas los calcetines de plástico, no dudes en contarlo, que se te agradecerá.
Espero que todo vaya muy requetebien.
De nuevo te digo, que me alegra volverte a leer.
Besicos muchos.

Adry dijo...

Ahora que no puedo disfrutar de tu humor a diario me encanta poder leerte a distancia!

Zafferano dijo...

Hola Nani! Alegría la mía en tenerte de nuevo por aquí. No te preocupes, estoy pesando en patentar unos leotardos de plástico, cuando los tenga serás la primera en saberlo.
Un beso muy grande y gracias!

Zafferano dijo...

Adry! Adry mía! Me tienes que prestar tus botas de agua para la próxima...
No sabes lo feliz que me hace verte aquí (a pesar de la distancia...)
El beso más grande de todos

Vanbrugh dijo...

Qué maravilla. De vez en cuando se producen milagros inesperados que te devuelven la fe en el mundo, como este de que Zafferano haya reemprendido su blog, por ejemplo. Me has alegrado el día y hasta la semana. Un beso fuerte.

Zafferano dijo...

Hola Van! Lo que es una verdadera maravilla es poder seguir contando con personas como tú después de tan largo silencio.
Un beso más fuerte todavía!

Miroslav Panciutti dijo...

Che gioia! Zafferano è ritornata! Non sai quanto sei neccesaria in questi tempi scuri. Así que esta reaparición no sea un espejismo y busca huecos entre tus múltiples obligaciones (pio, pio) para seguir deleitándonos con tus desternillantes sucesos cotidianos. Eso sí, primero sécate bien. Molti baci.

Zafferano dijo...

Ciao Miroslav! Grazie mille!
Ya ya... ya contaré mis experiencias canariles.
Sí, la nariz ya está seca...
Un besote!

C.C. dijo...

Me encanta ( y qué risa) como pisas el charco ; como todos nosotros.
Mi botas de goma nunca tendrán la magia de las tuyas.
Me alegro un montón que hayas vuelto.
No te mando beso. Te mando, para el bolsillo, una especie de gorro de plástico transparente, plegable en acordeón, con dos cintas para anudar debajo de la barbilla. Qué pena que ya no existen.
C.C. (se bloquea el ordenador)

Zafferano dijo...

Hola C.C.! Cuántas alegrías me estoy llevando!
Tienes razón, tus botas de goma nunca tendrán la magia de las mías ¡porque las mías no eran de goma! Eran botas! Eso sí, botas de agua...
Gracias por el regalo que aunque no existe ya lo tengo en el bolsillo.
Un beso enorme!

Conchi dijo...

Zafferanoooooooooo, cuánto tiempo sin verte por aquí. Me ha dado mucha alegría encontrar tu comentario en la plaza, cuando lo he visto he salido corriendo, me he cogido mi avión particular y hasta aquí que me he venido a saludarte. Cuando he llegado he visto todo lleno de agua, jajaja, pero como he comprobado que tú estás bien, pues me quedo más tranquila.
No te habrás resfriado con el hielo, porque habéis tenido nevadas, ¿no? ¡Qué suerte! ¡Inundaciones y nevadas! No os priváis de nada.

Tu entrada, genial, como siempre.

Un abrazo
Conchi

susana dijo...

Qué bien que has vuelto y has llevado algo de lluvia a Canarias.:) Un beso.

Alejandro Kreiner dijo...

Una de las cosas que me sorprendió de Canarias es que la gente se ponía contenta cuando llueve.

Saludos.

Zafferano dijo...

Conchi: Hoooola! Es que en Canarias todo es a lo grande, menos los sueldos...!
Un beso grande preciosa, ya volveré a sentarme en esa placita!

Susana: Hola linda, ya sabes... mis aportaciones al bienestar general son más que legendarias. Qué menos que un poco de agua gratis... Un beso grande y gracias!

Alejandro: Hola! Bueno, es igual que en Galicia cuando sale el sol, ¿a que se ponen contentos hasta los lagartos? Un besote y muchas gracias!

EL INSTIGADOR dijo...

Pero Leñe, si has vuelto. El mejor humor canario, tan delicado. Seguiré tus pasos.

Besos

Ātman dijo...

Lluvia y fecundidad siempre han tenido una conexión secreta ¿será la lluvia la que te ha sacado de tu escondite? ¡Bendita lluvia!
Otro beso de mi parte

Lansky dijo...

Requetebienvenida Zaffe, te enlazo de nuevo, desde mi poca fe te había dado por perdida. Además me has proporcionado un nuevo sentido para la expresión ponerse las botas. Gracias

Zafferano dijo...

Instigador: Holaaaa! Bien! Sigue mis pasos y pronto serás dueño de un charco en la bañera!
Un beso muy grande!

Atman: Hola Atman!!! Qué bonito... Sí, se me inundó la cueva!
Un beso gigantesco!

Lansky: Hombre de poca fe... Nunca más cerca de mi propia perdición. A ver si poco a poco me voy encontrando.
Un beso enorme!

Es una maravillosa alegría comprobar que todos mis amigos siguen aquí. Gracias!

pseudosocióloga dijo...

Bonita "rentrée"....

Josefina dijo...

¡Bieeeennnnn!¡Zafferano está de vuelta! 2014 empieza con muy buen pie. ¡O con muy buena bota de agua, mas bien!

Cigarra dijo...

Bueno, que conste que Josefina es Cigarra, que se le ha traspapelado la identidad

Zafferano dijo...

Pseudo: Hola linda! Bonita "arrivée"!
Cigarra: Hola Cigarra! Hay que ver con Josefina... Que te devuelva el DNI ya, que la hormiga te está buscando!

Un beso enoooorme a las dos y gracias!

Franziska dijo...

¡Qué alegrón poder leerte de nuevo!
No sabes cuanto te he echado de menos a tí y a tus relatos. Espero que este sea el inicio de otro buen tiempo de lluvia o de soles pero lleno de historias que comentar.

Al pasar para dejar el comentario también he visto a cigarra que es otra de las compañeras de antaño en Internet. Hace mucho tiempo que no sé nada de ella.
Sigue es bueno porque ella es de mis primeros contactos y la conocí personalmente.

Un abrazo. Franziska

Zafferano dijo...

Hola Fraaan! Qué alegría!Yo también espero el buen tiempo... Cigarra ha traspapelado su identidad. Ahora se cree que es Josefina...!Seguro que un día de estos vuelve a cantar.

Un besote, preciosa. Tu presencia es confortable. Siempre.

marcelo dijo...

Viva tu imaginación.
me ha gustado, pucho, aúnque me he mojado.

Zafferano dijo...

Hola Marcelo! Pero a que es divertido saltar charcos? la próxima vez te invito, así nos mojamos a la vez!
Un besote y gracias!

Silvia Cristina dijo...

Hola Zafferano!! Siempre es un placer leerte....de vez en cuando me doy una vueltita por tu lugar....

Te dejo un fuerte abrazo

Silvia Cristina----desde Argentina