jueves, 27 de septiembre de 2007

Momentos electrizantes (II)

Como iba diciendo, la electricidad es mi fuerte. Es como un don que tengo, lo que pasa es que todavía no lo controlo bien. A veces me siento como Superman cuando llegó a la Tierra, aprendiendo a encauzar mi energía. Lo malo es cuando me distraigo y hay alguien cerca...

Lo que sí me gusta es desmontar enchufes cuando no están enchufados. Lo paso muy bien quitando todas esas piecitas diminutas. Las ordeno por tamaños y formas, por colores, por orden alfabético. Pero no sé por qué, cuando vuelvo a montarlas no me caben y me es imposible crear un enchufe nuevo. No me lo explico, porque las piezas son las mismas...

Así que las voy poniendo todas en una caja grande que tengo y, de vez en cuando, hago una reunión en casa con todas mis amigas y nos ponemos a jugar a "Monta el enchufe". La primera que lo consigue paga la cena. El otro día hice trampa, monté un enchufe con menos piezas de las que habíamos acordado y gané. Así que me tocó pagar la cena. Todavía me remuerde la conciencia, menos mal que tengo un blog para poderme confesar.

Nací con este don, ahora lo sé. Mi infancia fue emocionante y llena de sorpresas. Las descargas me sacudían cuando menos lo esperaba. No había aparato que se me resistiera: la nevera, la lavadora, la tele, los interruptores del pasillo...y hasta una pared monda y lironda! Incluso yo me sorprendí aquel día, una pared...qué poder tan portentoso.

Lo que me fastidiaba bastante era tener que levantarme de la mesa para cambiar de canal o subir el volumen de la tele. En aquella época no se apretaba un botón, el mando a distancia era yo. Supongo que mis padres sólo me mandaban a mí porque creían que mis espasmos se debían a la enorme alegría de sentirme útil. Nunca supieron la verdad de por qué volvía a la mesa saltando. Mi don era mío, y no pensaba compartirlo.

Ya de mayor me especialicé en coches. De un coche, tooodo me da corriente. Menos mal que el volante todavía no, pero si algún día ocurre, pienso contárselo a la policía. Por eso estoy escribiendo este informe. Hoy en día todo hay que demostrarlo con papeles.

Mi recuerdo más sexy es de un día en que se me ocurrió aparcar delante de una obra para tirar la basura. Fue espectacular. Me dirigía a mi trabajo y tenía que deshacerme urgentemente de un par de bolsas de basura que me estaban aromatizando el coche. Aparqué de medio lado delante del andamio. Allí estaban ellos, deseosos de estrenar un nuevo repertorio de piropos guarros. Y allí estaba yo, encerrada en el coche y calculando mis movimientos para llegar al contenedor de basura lo más elegantemente posible.

Apoyé un dedo en el cristal y empujé con fuerza la puerta. Se abrió poco, porque había un coche justo al lado. Entonces deslicé una pierna hasta poner un pie en el suelo, saqué un brazo con la primera bolsa de basura, puse el otro pie en el suelo, ladeé las caderas hasta sacar medio cuerpo del coche, saqué el otro brazo con la segunda bolsa de basura y, por último, contorsionándome ágilmente, de puntillas y siempre de lado, saqué el resto del cuerpo junto con la cabeza.

Estaba a salvo, había logrado salir sin tocar absolutamente nada. Qué alegría sentí. Me di torpemente la vuelta buscando el equilibrio, y fue entonces cuando mi oreja izquierda rozó levemente la puerta entreabierta del coche. La descarga fue impresionante. ¡En la oreja!

No me acuerdo cuál fue mi imprecación pero maldije al barrio entero. Sólo sé que mi cuerpo se estremeció, levanté los brazos, abrí las manos y las bolsas cayeron al suelo estrepitosamente. Me quedé traspuesta el tiempo justo. En silencio y mirando al suelo recogí mi basura y me dirigí lo más dignamente posible al contenedor.

Los piropos, aquel día, se quedaron por el camino. Seguro que los obreros quedaron impresionados por mi desenvoltura al salir del coche... He intentado repetirlo, pero por ahora no me ha vuelto a salir.

Seguiré bajando la basura.

25 comentarios:

acoolgirl dijo...

Vaya!!! Lo tuyo si que es un super poder! No conozco a nadie con tal habilidad! :)

A mi me dan mucha electricidad los carritos de carrefour... tengo que ir con cuidado y no rozar los hierros porque me hace mucho daño!!!

Un besoteee

Mar dijo...

jajajajajajaja. Pues los dias de mucho aire hay que tener mucho cuidado contigo.
un beso.

El Analista dijo...

A mi realmente me preocupa cuando me pasa al dar o recibir uno de esos encendedores plásticos transparentes, temo algun día quedarme sin dedos, en los transportes colectivos, paso la mano sobre el plástico del borde y voy rozando como sin querer a los que puedo, me miran horrorizados y a los saltitos, supongo que eso es maldad pura, pero divierte, eso si, duele bastante.

Amy dijo...

Pero que llegues a la parte más importante del asunto y que todos estamos esperando ¿hay besos electrizantes?? ¿dinos, no seas cruel?. Un amante que haya pasado por tus poderes especiales se quedará marcado "eléctricamente".

Amy dijo...

Uyssss quería decir espero...jajaja.

pegasux69 dijo...

  Tienes que encauzar toda esa energía hacia algo positivo y no me refiero a que la uses para darte luz por la noche en vez de encender la lamparita. Tendré cuidado si un día tengo que saludarte. Besines

illyakin dijo...

Niña, tus poderes eléctricos traspasan la red, porque con tu última descarga has activado un par de recuerdos electrizantes que estaban apagados en mi memoria.

Recuerdo Nº1: "Niña, trae agua del frigorífico"; la niña ya siente escalofríos de pensarlo, no por el frío, sino porque es la única loca a la que la puerta del frigorífico le da descarga. Yo (la niña): auuuuuuuuuuu, y mi madre "pos a mí no me da", y yo, pos eso no es lo que a mí me importa, lo que me importa es que a mí sí que me da. Dejé de estar loca cuando la derivación del frigo fue a más y ya no era yo la única (recuerdo ahora especialmente cuando, recién fregados los platos y aún secándome las manos, abría el frigo para algo: con la mezcla agua-electricidad el calambrazo era descomunal).

Recuerdo Nº2: éste sí que sí. El grifo de la bañera de casa de mis padres tenía una derivación, voluntaria o involuntaria (corría el rumor que poniendo una derivación a una tubería, el contador de la luz iba más despacio). Como obviamente el grifo era metálico, conducía magistralmente la electricidad. Pero para que ello tuviera lugar era necesario añadir dos componentes más a la ecuación: agua y pies mojados. O sea, limpiar la bañera abriendo el grifo, nada. Llenar la bañera y comprobar la temperatura antes de meterte, nada. Meterte a ducharte y tocar el grifo o la ducha con manos y pies mojados, la muelte. Como agarraras el grifo bien agarrao con toda la mano apretándolo, el calambrazo te podía entrar por los dedos, seguir brazo arriba, atravesarte el cuerpo y salirte por el pie. Una, que ya estaba acostumbrada (y como el agua caliente requería ser constantemente regulada porque ahora-sale-fría-ahora-quema), yo tenía la solución: abrir más o menos el grifo a golpes de bote de champú. En una ocasión durmió en casa mi prima. Entró a ducharse y a todos se nos olvidó advertirla. Escuchábamos caer el agua, y de pronto........ ¡¡¡¡¡¡¡¡UAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!! ¡¡¡¡¡¡PLONCK!!!!!! (esto último era la ducha al golpear contra la bañera cuando la soltó). Sólo entonces, mirándonos con los ojos muy abiertos (¡hostias!) nos acordamos y le decimos a través de la puerta... "estoooo... no toques el grifo, que da calambre...", y ella "jfkjdfmecawentóooooojñsñjd, ¡¡¡¡¡¡ahora me lo dices!!!!!!!!!". Hace unos años escuché una noticia de un niño que había muerto electrocutado en la bañera por una derivación en el grifo, y yo pensé glups, de la que nos hemos librao...

Besazos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

jajajajaj, que me troncho de la risa. Qué simpática forma de contarlo. Bueno, supongo que la contorsión y todo el jodido recoger basura,no sería tn simpático, pero tu forma de contarlo, a mi me ha gustado y me he reido cantidad.
Besitos muchos,
nani

Zafferano dijo...

Acoolgirl: No por nada me llaman Supergirl... aunque ya va siendo hora de que me llamen Superwoman.

Mar: En el último tornado casi quemo la ciudad, menos mal que me controlé a tiempo...

El analista: Tú y yo en una guagua haríamos maravillas. Un día de estos te enseño a usar el mechero como bazooka.

Amy: Jajajaja! No lo sabes tú bien... A más de uno he espantado con mis poderes y desde luego, todas mis parejas han quedado marcadas, todavía no me lo explico...

Pegasux: Cierto cierto. Precisamente estos últimos días estoy experimentando en la cocina. Pero por mucho que toque la comida no se cocina... Tendré que insistir.

Illya: Lo que me he reído pol Dió!!! Ya veo que no era la única incomprendida! Lo que más me alucinó de mis experiencias místicas fue lo de la pared, todavía hoy no lo entiendo. Y de boba, nunca dije nada...

La casa encendida: A mí tampoco me hizo ninguna gracia, me dio un montón de vergüenza. Pero después te acuerdas y te ríes, por eso procuro siempre hacer el ridículo.

Muchos besos a todos y gracias por pasar

palito dijo...

Jajaja, Zafferano, eres GRANDE!!
Un besote.

ah! Venía también a decirte que ya he puesto la primera tanda de fotos. Un besote.

Nanny-Ogg dijo...

Oye, cuando quieras me invitas a uno de esos concursos de "montar enchufes", no me importa que me hagas trampas :D

Besos

mariapan dijo...

¡¡qué bueno!! niña, que cuando he decidido que no voy a ser mayor han venido dos niños y me han llamado: señora ¡¡¡ufff!!! casi los zarandeo del corage que me ha dado ¡¡¡YO SOY UNA NIÑA-K!!!jajaja...
Qué bien escribes, qué buen sentido del humor, ¡escribe, escribe!que ...¡leo,leo!
Besos
Maria

Zafferano dijo...

Palito: Vale, y tú qué edad tienes?

Nanny-Ogg: La proxima vez que organice un campeonato a "Monta el enchufe" te doy un toque. Verás qué entretenido es...

Maríapan: La primera vez que me llamaron señora fue en un supermercado, lo recuerdo perfectamente. Salí de allí arrastrándome. Nunca más volví, por bocazas.

Besotes a las tres y gracias

Kandralin dijo...

argh, como odio cuando me pasa eso!! =( aunque más pena me da lo tuyo xDD es como si te electrocutaras de verdad xD juas

Marguerite dijo...

ahhh yo también era de esas...¿y cuando le iba a dar dos besos al chico que te gusta y zaaaaassssssss ..al pobre se le quitaban las ganar de arrimarse a menos de 10 metros?

Ahora ya no me ocurre tanto...debo haber perdido mi toque.

Besitos Zaff (pero no me electrocutes ein?)

Una maruja en internet dijo...

Siempre es bueno saber que una no está sola en este mundo, conozco bien esas descargas, algun dia te contaré.....:).

También yo he pasado un buen rato leyendote :).

antidogmático dijo...

Zaffe, he estado informándome sobre este curioso fenómeno del que ningún humano se escapa. Todos lo sufrimos alguna vez o repetidas veces la mayoría de veces. Vamos a ver, cuando vayas en el coche, antes de bajarte y de cerrarlo, toca el suelo con lamano, así, tu electricidad estática corporal se descargará al suelo. Seguiré buscando remedios.

Zafferano dijo...

Kandralín: No es como si... es que me elctrocuto!

Marguerite: No te preocupes Merguerite, un día quedamos y nos electrocutamos mutuamente.

Una maruja: Por lo que veo, entre todos podemos formar un club, pero no el de los poetas muertos ¿eh?

Anti: Gracias mi paladín! De ahora en adelante seguiré al pie de la letra tus instrucciones. Espero que no me confundan con un mono...

JOHNNY INGLE dijo...

Al mudarnos a la nueva oficina, muchas mujeres se quejaron de descargas eléctricas en sus cuerpos. Los de prevención de riesgos llegaron con sus aparatos a medir las corrientes de aire, a inspeccionar los cables...
Se conjeturó que si el pelo rizado de algunas...que si el calzado de goma...
Al final la conclusión fue esta: las causantes de la acumulación de electricidad estática en los cuerpos de las mujeres eran las bragas de licra.

Los de prevención de riesgos me lo comunicaron en su informe, y yo, como jefe, tuve que prohibirles a todas las empleadas mujeres que viniesen al trabajo con bragas de licra.

Espero que hayan entendido bien la instrucción: que bragas de licra no, no significa venir sin bragas al trabajo. Es decir, hay alternativas, como el algodón 100 por 100...

Zafferano dijo...

Señor Ingle! Qué alegría verle a usted en septiembre! Retroceder en el tiempo es bueno de vez en cuando y más eligiendo un mes tan estupendo. En fin, no sé si está hablando en serio o si lo de la ropa interior ha sido un cruce de cables con descarga incluída. En todo caso, qué poco sexi son las bragas de algodón!

Un beso muy grande.

JOHNNY INGLE dijo...

No no, lo de las bragas de lycra y la electricidad estática no es broma. Si no se lo cree, es posible que aún tenga guardado el informe de los señores de prevención de riesgos en el que se apunta a esta escandalosa causa de accidentes laborales.

Hay otras normas curiosas, no crea, como la que obliga al jefa a mantenerse alerta a posibles embarazos de las empleadas para prevenir los riesgos. Yo me lo tomé tan en serio que todos los días preguntaba a mis chicas: "Folló usted anoche. ¿Sí? A pelo o tomando medidas".

Efectivamente, aproveché el cierre del año para darme un paseo por su blog como si se tratara de un paseo por las nubes o por el paraíso. Lo leí casi todo, los antecedentes ¿entiende?

Y créame que me dejó usted impresionado. Uno de mis deportes favoritos en la vida desde siempre ha sido el de elegir "la persona más inteligente que he conocido". Y tras estas lecturas, créame, siento la grave tentación de adjudicarle este título hasta nuevos descubrimientos...

Se me quedó, eso sí, la duda de que si es verdad que tuvo que aprender el lenguaje de nuevo, desde cero, es posible que se equivocara. Tal vez usted hizo el esfuerzo de aprenderlo todo de nuevo cuando en realidad no había nada borrado, estaba ahí, subyacente, en una capa inaccesible pero no indisponible del cerebro. Entonces, cuando terminó su segunda instrucción, de repente el cerebro se encontró duplicados todos los talentos para el lenguaje y la elaboración de ideas complejas.

Y aquí estamos: ante un blog increíble que no cambiaría por una novela de las que dan fama y lustre a sus autores.

Merecía la pena viajar a septiembre, incluso a agosto, con los sucesos de la playa, etc.

En resumidas cuentas.
Tú no tienes afasias, o putaditas en el cerebro.

Lo que tienes es una MENTE MARAVILLOSA.

Un abrazo ("cósmico", ji ji ji)

JOHNNY INGLE dijo...

Se me olvidaba:

Casi todas las bragas de algodón son poco sexis, excepto las de tortuguitas, que para mí son un fetiche muy apreciado.

Zafferano dijo...

Querido señor Ingle, hoy he tenido un terrorífico día de compras con mi hija y justo cuando me disponía a guardar las compras para acostarme, me llegó este delicioso mensaje que me va a servir de cena y desayuno a la vez de tan sabroso y revigorizante que es. Esta noche dormiré contenta. Soñaré con ropa interior de licra, tortugas de algodón y jefes premurosos. Y me sentiré muy valiosa. Gracias.

Un beso cargadito de cariño. Y sincero.
Cuando despierte volveré a leerlo...

JOHNNY INGLE dijo...

Ejem... esto de venir a visitarla en el mes de septiembre se me está antojando una perversión, pero el tema eléctrico así lo exige:
He recuperado el informe que le anuncié, y aquí le transcribo algunos fragmentos que le interesarán:

"El incremento de la frecuencia de descargas por acumulación de electricidad estática en el cuerpo puede deberse a la elevada velocidad de circulación del aire en los alrededores e incluso, puntualmente, en el interior del edificio.

Otra posible fuente de cargas electroestáticas puede encontrarse en las pantallas de ordenador.

Se debe recomendar a los trabajadores afectados la utilización de calzado de suela de cuero (evitar suelas de goma o plástico) y prendas de vestir de algodón (incluso la ropa interior), reduciendo en la medida de lo posible las prendas de lana, seda y fibras sintéticas."

Ahora ya tiene las claves de por qué le sucede lo que le sucede. Usted estará cometiendo errores garrafales uno tras otro:

Con la ventana abierta, vestida con suéter de lana, zapatos de goma y atrevidas bragas de lycra, usted posteará y comentará variadamente en los blogs: con eso solo ya es una central eléctrica en potencia.

Pero luego se le ocurre coger el coche, y circula con él con la ventana abierta, su pelo zafferano (que me suena a ensortijado) flotando al viento, recogiendo todo el sopetón de aire en su suéter de lana...

Sólo me resta un consejo: Ayude a combatir el cambio climático. Abandone su empleo actual, diríjase a ENDESA y propóngase como fuente de energía renovable: que está subvencionada por la UE y se la pagarán muy bien...

Un abrazo y una descarga!!

Zafferano dijo...

Jajaja! Menos mal que vino usted en septiembre, así podré ahorrarme las descargas de lo que me queda de 2007. En octubre me vestiré de algodón de pies a cabeza, en noviembre usaré zapatos de suela de cuero y en diciembre cerraré todas las ventanas. Pero el año que viene, en carnavales, me pondré mi más fina ropa interior de seda y saldré descalza a la calle con mi ensortijada melena ondeando al viento. Asombraré al mundo con mi disfraz de pararrayos!
Benditas perversiones!

Besos y relámpagos.