lunes, 23 de marzo de 2009

The Love Boat

¡Menos mal que ha dejado de llover un poco...!



Ha caído tanta agua en las últimas semanas... Y lo extraño es que esta isla sigue a flote. ¡Y las demás también! Espectacular... Con razón las llaman Afortunadas... Aunque estoy segura de que si nos pusiéramos a saltar todos juntos terminarían hundiéndose. Porque entre el agua que chupan del mar y la que cae del cielo tienen que tener sobrepeso. Sólo espero que a nadie se le ocurra dar la orden... Yo, por si acaso, vivo en alto. Por si se hunden los bordes... De todas formas no les viene mal pesar un poco. Para que no se las lleve la corriente...

Recuerdo una vez que fui a Las Palmas. En barco. El mar estaba echado. Como un verdadero plato. Y de repente llegó, nada más y nada menos ¡que mi ex vecino de enfrente! Entró cargado de gracia y belleza y, como quién no quiere la cosa ¡se me sentó al lado! No podía pedir más. ¡Ochenta minutos con un bellezón solo para mí! ¡Y atado al asiento! Neptuno estaba conmigo aquel día, que si no... Todos los dioses del Olimpo me protegían aquella tarde. No quedaba otra explicación. Con todos los asientos libres que había y lo grande que era el barco ¡se había sentado conmigo! Y con mi hija... Pero mi hija tenía los auriculares puestos. O sea que...

Con gran disimulo saqué el espejito del bolso y, agachándome de manera elegante y displicente, me eché un rápido vistazo. El rizo de la izquierda estaba bien colocado. La boca estaba en su sitio y las pecas seguían en la nariz. ¡Qué suerte! Reunía las condiciones óptimas para una travesía romántica. ¡No sabía mi ex vecino con quién se había sentado! A partir de ese día ya no sería el mismo. Tenía tiempo suficiente como para embrujarlo, arrebatarlo, atraerlo, embelesarlo, seducirlo, cautivarlo, fascinarlo y todos los arlos, erlos e irlos que uno pueda imaginar.

Así que lo recibí con un discreto "¡Hooooooolaa!" Tras lo cual empecé a pensar cuál de mis famosas artimañas utilizaría en aquel momento. Mientras pensaba y pensaba y no me decidía, noté cómo los motores del barco se ponían en marcha. Y fue entonces cuando se me ocurrió mirar por la ventanilla... Se conoce que no había llovido aquel verano, la tierra estaba seca y no pesaba. Lo cierto es que la isla empezó a moverse como diablo que se lleva la corriente. Subía, bajaba, se retorcía, el muelle aparecía y desaparecía como por arte de magia. Las nubes bailaban, las montañas giraban, las casas se agitaban ¡Todo se movía en aquella maldita isla!

Empecé a sentir cómo el cabello se me alisaba, el cuerpo me abandonaba y la piel se me iba poniendo de un extraño color verde que no sé reproducir. Yo creo que me quedé hasta sin pecas. Miré de reojo a mi hija. Estaba hecha a mi imagen y semejanza... Miré de soslayo a mi compañero de viaje, que, amablemente, sacó una bolsita del asiento y me la puso, como pudo, en la mano. El barco seguía anclado. Pero no importó. Dana y yo compartimos la bolsita como buenas amigas. Qué menos... Primero yo, después ella, otra vez yo. Y así...

Hasta que terminamos. Y nos quedamos deshechas, rotas, aniquiladas, tiradas en el asiento como dos muñecos de trapo. En silencio. A mi ex vecino tampoco se le oía. Sólo intuía su presencia. Silente. Hasta que la corriente se llevó a Tenerife. Y la vi cada vez más lejos. Moviéndose y saltando como si estuviera poseída. El resto del viaje me lo pasé en babia. Pegada al asiento mientras una lágrima de indignación rodaba por mi mejilla sin llegar a caer nunca a ningún lado. Quejándome. Inmóvil. Los ochenta minutos se me hicieron eternos. Yo creo que fueron ciento diez. Y por fin vi a lo lejos Gran Canaria. Que se acercaba a ritmo de salsa.

Nunca hablé con mi ex vecino. Ni siquiera lo miré. Tardé días en recuperarme de ese viaje y todavía hoy, mientras escribo, siento un cierto no sé qué que no me gusta. ¡Y todo por culpa de la sequía! Desde entonces sólo viajo cuando llueve. Para que a la isla no la mueva la corriente.

39 comentarios:

Conchi dijo...

Ayyy, qué miedo. Al leerte me he imaginado en aquel barco y casi que te pido la bolsita (ya una vez me pasó cuando fui de excursión a Ceuta desde Algeciras). No conozco las islas pero seguiré leyéndote para acercarme a ellas.
Un abrazo y feliz semana.
Conchi

Genín dijo...

Pobrecita, que malo es el mareo...
Pero de todas maneras disfrutaste pensando en las estrategias para demoler a tu exvecino...jajajaja
De todas formas, ahora tienes la posibilidad de usar tu imaginación y hacerte el guión que te gustaría, mientras que a lo mejor si hubieras hablado con el, vete tu a saber si el tío no se portaría de forma...Neutra, con lo que el guión ya no cabria...jajajaja
El que no se consuela es porque no quiere...
Besos y salud

Marga dijo...

Otra cosa más que tenemos en común: si yo te contara mis viajes en barco/barca (da igual) te morías... de la risa.

También me pongo verde, blanca, transparente y me desaparecen las pecas... la cabeza me da vueltas y suelo acabar tirada por los suelos... La última vez me ocurrió en una barquita de esas playeras con trampolín... sin comentarios.

Una pena lo del vecino: de no ser por el oleaje, te hubieras hecho con él. ¡Mecachis en la mar!

Un beso, guapa. :D

Cigarra dijo...

¡Mecachis, qué mala suerte! ¿no te puedes enterar de cuál es el próximo viaje que ese ex-vecino guapetón haga en avión, y te haces la encontradiza, bien maquilladita y con una biodramina en el estómago?

Tamaruca dijo...

A la península le pasó lo mismo que a Tenerife cuando nosotros nos cogimos el barquito en Cádiz, buuuuuufff... Tienes razón, sólo de acordarme... Ay... Cuando vimos acercarse Lanzarote, los que no pesábamos nada éramos nosotros... Nos quedamos ligeros, ligeeeeeros...

Y respecto a las lluvias... Es que en esta isla llueve raro. Algo así como disparar agua con un pulverizador a un ventilador. Algo así. Que te mojas pero no, te mojas pero te secas. O algo así.

Besazos :)))

Eduardo Trazado dijo...

O sea, que Gran Canaria se acercaba a un ritmo de salsa... Pues vente más por aquí para coger más práctica en eso del meneo. Digo yo.

Nanny Ogg dijo...

Jajajajajaja... que me he imaginado a mi isla, ahí, toda redonda ella y bailando salsa... jajajajajaja...

Niña, pero ¿tú no sabes que existen unas pastillitas contra el mareo que son buenísimas? Jajajajajaja... ayyyysss... pobrecita...

Besos

Zafferano dijo...

Conchi: Jejeje! Fue un viaje memorable. te aseguro que nunca me olvidaré.

Genín: Lástima que al par de meses los vecinos se fueron. Espero no haberle causado mala impresión!

Marga: Recuerdo en Galicia, en un barquito chiquitito, cuando se me ocurrió bajar al camarote. No volví a la superficie...

Cigarra: Ay Cigarra, era un verdadero actor de cine... Y se fue de aquí. creo que se lo llevó la corriente...

Un beso tan grande que les deje a todos mareados. Y muchas gracias!

Zafferano dijo...

Tam: Qué horror! Pues sí que tiene que ser mareante la península cuando se mueve! Jajaja, lo de las lluvias es increible. sales pensando que lo que cae no moja y terminas escurriendo!

Eduardo Trazado: Vale. pero hasta que no vuelva a llover ni me lo pienso... No vaya a ser que se me acerque El Hierro...

Nanny: Tú sabes lo que significa "sata" no? Pues esa soy yo... No tienes ni idea de lo mal que lo pasé. Se me quedó un medio trauma. Yo en ese estado y el barco sin zarpar! En fin...

Muchas gracias por su presencia, un beso muy grande y hasta el próximo viaje! En avión...

Lansky dijo...

Veamos. Creo que confundes causas y efectos, como ya prevenía Ambrosio Bierce, el Gringo Viejo. Te mareaste, sí, pero no por el balanceo del ferry ni por la tierra seca o húmeda, sino porque tu humedad interior y la exterior de tu piel no estaban acompasadas, en definitiva, te mareo el vecino. La próxima vez maréale tú a él; es más eficaz.

Lara dijo...

¡Joer! me he puesto un poco mala y todo, jajaja....
Muuuuuacks!

amigoplantas dijo...

Bueno, yo también hice ese viaje y recuerdo el mar movidito pero lo que de verdad me impactó (en aquellos años en que tú aun andarías de parvulario) fue el movimiento de las "guaguas" tinerfeñas, ¡la leche!, y eso que van por la tierra

tnf25 dijo...

jajajaja....es que el destino es un amable traidor que nos juega estas pasadas...jeje, pero anda que miora que si bien no te dejo al Ex vecino si te dejo una muy buena anecdota para contar .....un abrazote!

Kotinussa dijo...

Pues muy mal por tu apolíneo vecino. Podía haber hecho algo más que alargarte una bolsita: susurrarte unas palabras de consuelo al oído, sostenerte la frente mientras vomitabas,... qué sé yo. Para mí que ese vecino no es un auténtico caballero.

EL INSTIGADOR dijo...

¿Le pediste el carnet al chofer? Seguro que no lo tenía y te llevó por todos los baches.

Besos

Kandralin dijo...

xD jajaja pobreta!

La próxima vez llévate un cinturón de seguridad portátil XD

Besets :D

PD. ya le vale al vecino! No se puede ir por la vida desaprovechando así las oportunidades!

aliere dijo...

Me ha encantado la entrada, Zaffe. Me he sentido identificada con el mareo, yo también soy de las que cambia de aspecto y color en contacto con el agua, como esas toallitas que venden en los chinos que las echas en el fregadero y hacen "plop" y se despliegan.

Pero sobre todo me ha encantado esta frase: "Tenía tiempo suficiente como para embrujarlo, arrebatarlo, atraerlo, embelesarlo, seducirlo, cautivarlo, fascinarlo y todos los arlos, erlos e irlos que uno pueda imaginar". Hace tiempo que nos tienes conquistados a todos tus lectores, embrujadora. Ya podías decirme el secreto para no dejar marchar al costillo nunca jamás.

Un besazo.

Necio Hutopo dijo...

Debo reconocer que de entre las innumerables artimañas femeninas que se me ocurren para conquistar a un hombre, vomitar como la del exorcista no estaba en la lista...

Sra de Zafón dijo...

jajajajajajajajajajajrejajajajajajareajajajajajajaja. Uffff no veas que mal cuerpo me ha quedado, es que a mi, hace ya unos cuantos añitos, se me dio por apuntarme a un viajecito desde Marín(Pontevedra) a Vivieiro (costa de lugo) en un barco de pesca para poder llegar a la boda de uno de mis mejores amigos...
Uaaaaa El balansé, balansé, se convirtió en marejadilla y me impidió ser persona (fui una surtidor) durante dos días y por supuesto me perdí la boda. Horrible Zaffe, leyéndote casi muero de risa y me vuelvo a convertir en surtidor.
Esta temporada entro poco a los blogs pero siempre encuentro el momento para leerte aunque no te escriba. Qué bien escribes!

desparramando dijo...

jajajajajajja jajaja jajaj ajajajajjajajaj ajajaj ajajaj

todo el gamouurrr se fue a la bolsa junto con tu orgullo y personalidad avasalladora.. jajaja

no quisiera vivir una experiencia asi... como subirse 50 veces seguidas al tagada en el parque de diversiones, que de divertido no tiene nada...


(el tagada es un plato gigante que se mueve y salta y al rededor de el, docenas de personas agarradas como gato)

saludos y cariños y sigo encantada de leerte... a ver si se me pega la soltura de palabras que manejas tu..

Nené traviesa dijo...

Qué lindo viajar por allí. A mí me queda un poco lejos, pero a parte de los posibles mareos que pueda experimentar, me encantaría dar una vuelta por allí. A ver cuándo se me cumple. Un beso.

Silvia Cristina dijo...

Hola Zafferano...como siempre exelentes tussss relatos...tu no lo has pasado bien..pero yo me tuve que reír de lo que te paso...un poco mala...jaja

Realmente pasaba a saludar..y a desearte FELICES PASCUAS!!!

Que Dios te colme de bendiciones!!!

Abrazos contodo cariño,

Silvia

Sra de Zafón dijo...

Doña Zaffe, le comunico que tiene que pasarse por mi blog a recoger una cosa que es suya. :-)

Besos

Serendipiando dijo...

Desde luego hija, tienes todo el arte. Vaya ironía fina la tuya.
El calor de la lumbre se mudó a otros lugares.
Allí serás bien recibida.
Mil besos

Franziska dijo...

Lleno de gracia como todo lo que escribes. Me encanta tu sentido del humor y supongo que es eso lo que nos hace tan atractivas las lecturas de tus relatos personales.

Un abrazo con afecto.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Jajaja. A mí me pasó algo parecido cuando fui de Vigo a las Islas Cies. Creo que no voy a buscar una isla nunca más de esa manera. Si puedo, creo que lo haré mejor en globo, no lo sé aún, ¡lo seguiré pensando mientras tanto!
Siento tardar en visitarte. Ando muy trabajadora y muy escasa de tiempo, para hasta visitar mi blog, ufff ¡que tiempos!
Besicos preciosa.

saqysay dijo...

Lo que más me gusto de tí, esa actitud, para enfentarte a tu ex-vecino. La encontré notable, toda producida, para la ocasión.

Lamentablemente, no salió como lo habías planificado. Creo que a mi, me hubiera sucedido lo mismo.

Felicitaciones, por su nominación, la cual me ha permitido, conocer este blogs.

Saludos!.
Sandra.

aliere dijo...

Se te echa de menos, Zaffe, tanto en mi blog como por supuesto las risas que me echo en el tuyo.

Por cierto, te he mandado un meme desde el mío. No sé si te gustan esas cosas o te parecen una memeZ, pero como hay confianza, si es el segundo caso no tienes más que decirlo. Un besín, espero leerte pronto.

Ambrosía dijo...

Con que salero cuentas las cosas ... que hasta el relato de un terrible mareo ... nos hace reir a carcajadas...¡espero que estes ya bien!!!!
siempre es un placer leerte, ...(me he puesto al día)....
Un besico wapaaaaaa

sinkuenta dijo...

Es la segunda vez que paso por tu blog y me ha gustado mucho lo que leo... te voy a enlazar! ... espero que no te importe. Un saludo: Sinkuenta

tnf25 dijo...

Hola!!! Es un gusto decirte que estas en la lista de nominados para los TNF Blogger Awards 2009, y este año queremos escucharte! Así que por favor envíanos tu discurso de aceptación porcada categoría a la que estés nominado, ya que si resultas ganador queremos publicar tu discurso!!!!

Anda ponle creatividad y en unas 5 líneas dinos lo que te gustaría que los blogeros leyeran al saber que eres el ganador!

Envia tu o tus discursos a yoestoynominado@hotmail.com antes del 11 de mayo de 2009…y mucha suerte!!!!

Nais dijo...

Jajajjajaa, y tu que ivas a sacar tus artes amatorias y vas y te mareas jajajajaja.
UN besazo.

Conchi dijo...

Oyeee, dónde andas??? No me dirás que sigue lloviendo en la isla y que tú sigues de viaje...
Pasé a saludarte y a dejarte un abrazo. Hasta pronto.
Conchi

Lidia M. Domes dijo...

Hace un tiempo que no paso y me vienes a recordar un viaje a Uruguay, en el Buquebús!!!

Me ha pasado algo parecido, pero sin vecino... por lo menos me salvé de eso!!!

Jamás pensé en que alguien podría contar con humor semejante travesía!!!

Abrazos,

Lidia

Zeltia dijo...

¿astenia primaveral?
espero que estés bien!

aliere dijo...

Se te echa de menos, guapa. Espero que vaya todo bien y sólo sea mucho trabajo a finales de curso.

Por cierto, tienes un premio calentito calentito desde mi blog: http://aliere.blogspot.com/2009/05/agradecida-y-emocionada.html

Te mereces eso y más. ¡Besos!

Cigarra dijo...

Besos, pasaba por aqui....

antidogmático dijo...

Me andaré sin rodeos. zaffe, ¿dónde coño estás?

El Analista dijo...

AH ESTO ME RECUERDA MIS ESCASA EXPERIENCIA COMO MARINO, JAMAS PENSÉ QUE UN SER HUMANO FUERA CAPAZ DE VOMITAR TANTO EN TAN POCOS DÍAS