domingo, 24 de mayo de 2009

En blanco y negro

¡Hay que ver qué pronto pasa el tiempo matando mosca blanca!




Para mí que habían pasado solamente un par de meses. Pero contando y recontando ¡llevo ya sesenta días! ¡Qué barbaridad! Y redondeando, que si no...

Con la mosca blanca lo he intentado casi todo. Agua y jabón, infusión de tabaco, pegatinas amarillas. Planté romero, tomillo y lavándula, que dicen que la espantan. Y sucumbieron en el intento. Las enterré discretamente en su propio macetero... Un día usé la aspiradora. ¡Magnífico! Le daba un suave toque a las plantas y cuando se formaba una nube de bichitos blancos los aspiraba sin piedad. Fue tanto lo que me gustó que lo intenté con todas las macetas. ¡Qué entretenido! Hasta que aspiré las petunias del murete y, ante mi mirada horrorizada, de mi planta más vistosa sólo quedó un tronco y un par de hojillas despelujadas. ¡Pero las flores eran blancas...! ¡Así que muy desencaminada no iba...!

No me di por vencida... ¡El "caldo bordelés" era la mejor solución! ¡Lo decían todos! ¿Pero qué era un "caldo bordelés"? ¿Qué ingredientes llevaba? ¿Cuál era la formula mágica que me iba a librar de una vez por todas de la mosca blanca? Me puse a pensar. Y no en vano... Sino en el sofá. Como siempre. Y rápidamente llegué a una acertada conclusión. ¡Sopa de sobre! Mira que son originales los que se dedican a la jardinería... Caldo bordelés... Qué finos...

Así que elegí un caldo de pollo sin fideos. Y cuando lo tuve listo lo introduje en mi pulverizador fucsia. Frío... No se vayan a creer... Y al anochecer, como buena jardinera que soy, les di un baño a mis plantitas con todo el caldo bordelés de pollo Maggi. ¡Mejor veneno no creo que haya...! No me dejé ni una gota. Las mojé por todas partes. En el haz, en el envés, por encima de la hoja y por debajo también. Quedaron preciosas. Y me acosté rezando un cántico por las moscas blancas que quedarían definitivamente aniquiladas esa misma noche.

A la mañana siguiente me levanté al alba para ver el resultado de mi caldo bordelés. El sol estaba alto y mis plantas refulgían pegajosas en la terraza. Me acerqué sigilosamente, inspeccioné el hibisco y para mi sorpresa ¡las moscas seguían allí! ¡Y mucho más gordas! Algo había fallado en mi receta de cocina. ¡A lo mejor es que tenían que ser dos sobres...! ¡O es que no le puse sal...! No sé. Pero no importa. ¡No me vencerá una mosca blanca! ¡Y una plaga de ellas menos! Creo...

Me queda un único consuelo. Las cagaditas de estos simpáticos bichitos forman un hongo en las hojas de las plantas que se llama roya negra o negrilla. Yo siempre había pensado que se decía roña... O roñilla... Pues no, resulta que es roya. ¡Lo que se aprende cada día...! ¡Y yo llamando roñoso a mi jefe cuando en realidad es royoso! Mayana se lo digo. Y me disculpo... No sé si sabrá perdonarme, porque siendo maestra estos errores no se pueden cometer. De ahora en adelante me dedicaré a llamar royoso a todo el mundo. Para enmendar mis faltas. Aunque este ayo no he faltado casi nada...

Total, que entre la mosca blanca y la roya negra tengo una terraza verde en blanco y negro. Bueno... también son colores relajantes... ¡No como el rojo! Sólo espero no sufrir el ataque de la araya roja, que si no... En fin, que mi último método ecológico al respecto ha sido sentarme al sol con dos zapatillas en la mano y un sombrero en la cabeza, y cada vez que a una mosca blanca se le ocurre pasar por delante de mí...¡la aplasto! A este paso terminaré pronto con mi problema y lo mejor de todo es que ¡no contamina! Aunque si las moscas siguen engordando tanto tendré que plantearme usar un 38.

Mientras mataba mosca blanca, mi hija se fue a Miami. Lo contaré otro día. La gripe no se la trajo. ¡Menos mal! Y es que la mosca blanca, la roya negra, el fin de curso y la gripe aviar son demasiada plaga para un cuerpo tan endeble y contrahecho como el mío. Ya lo dice el dicho: ¡A perro flaco todos son plagas! Así que estoy pensando hacer una dieta rica en chocolate. A ver si engordando me libro de un par de ellas. ¡Que ya está bien!

Termino ya con mis avances, experimentos, conocimientos y demás sabidurías de botánicas y moscas de colores y me despido hasta la próxima, esperando aprender a contar de una vez por todas los días, para que no se me vuelva a pasar tan rápido el tiempo. Un beso grande a todos.

20 comentarios:

saqysay dijo...

Que horrible las plagas, nunca puedes estar tranquila, ya sea en tu casa o jardin. Ni hablar si vas al campo.

Por cierto me gusto tu experiemento.

Saludos, que andes bien!

Marga dijo...

¡Aleluya, muyaya!

Si ya te lo decía yo todo con "y", sería por algo ¿no?

Me alegro de que vayas acabando con tus penalidades caseras, porque ya se te iba echando de menos ¡muyo!

Gracias por seguir por aquí... y un abrayo fuerte, niya!!!!!

Lara dijo...

¿Sabes? lo de la dieta de chocolate me parece muy bien. Yo este finde hice un pastel de chocolate y menta y me sentó de maravilla, jajaja....
Muuuuuuacks!
Pd. me alegro de que hayas vuelto, ya se te echaba de menos ;)

amigoplantas dijo...

Te sugiero (como profesional de esa cosa que soy), el "de-de-te"

Pssssstttt. Ya sabes que tenemos diez de-de-tesen las manos (aunque yo solo tengo nueve

Nanny Ogg dijo...

Jajajaja... no me puedo creer que lleves dos meses combatiendo la plaga de moscas esas y no te haya dado tiempo para pasarte un ratito por aquí... En fin, esperemos que consigas acabar con ellas :D

Besos

Franziska dijo...

¡Qué largos se me han hecho esos 60 días sin tus jocosos comentarios!
Estaba poniéndome triste cada vez que veía que no actualizabas y, de verdad, temía que te hubiera entrada la "cansaera" que nos entra a todos los blogueros cuando empezamos a preguntar ¿para qué? y ¿por qué? ¿es que no tengo nada mejor que hacer o pensar?

Estoy muy contenta de tu vuelta. Un abrazo.

Miroslav Panciutti dijo...

Fíjate que yo me lo imaginaba. Me decía, a que Zafferano está todo el día con sus plantas y se ha olvidado de escribir sus aventuras. Y gritaba: Zaffe, Zaffe, ponte a escribir. Pero va a ser que no me oías. Un beso

Genín dijo...

jajajajaja Eso parece la guerra, a lo mejor tendrás que prescindir de la ecología y mandarle una nube toxica de cualquier cosa de esas porquerías que venden en aerosoles...jajaja
Besitos y salud

Trazos dijo...

¡Así que haciendo publicidad a la sopas Maggi! Hay que ver, la crisis... a lo que te ha llevado.

Sra de Zafón dijo...

Me quisieron comer un limonero, y un mandarino, y casi lo consiguen peeeeeeroo las llené de agua con jabón y ahora los arbolitos están brillantes, pero mola más lo de la sopa magi, jajajajajajaja.
Besos Zafe, es un placer leerte, así que no racanees tanto :-)

Cigarra dijo...

Napalm. Te lo digo yo, que con Napalm no queda ni una. ¡Cómo las odio!

Nais dijo...

jajaja, si encuentras el remedio no dejes de contarlo.
Un beso,

erMoya dijo...

Veo que eres toda una experta en jardinería, ehh xD

Besos!!

Lansky dijo...

¿Es que no me oyes Zaffe, donde te habías metido? Haciendo sincretismo culinario jardinero. Mejor compra plantas de plástico y vuelve a escribir (y a pasarte por mi blog, te echo de menos)

Lidia M. Domes dijo...

Acá paso a saludarte y espero no traer la plaga vía internet, que ya bastante tenemos con la gripe "A"...

Cariños,

Lidia

tnf25 dijo...

bueno, yo llego tarde..ya se fue la plaga?

Silvia Cristina dijo...

Mosca blanca? Nunca vi...debe ser una plaga más...
ESPERO QUE YA LA HAYAS COMBATIDO...Jajajaja

Viste que rápido pasan los días...cosa de no creer...de esa manera cumplimos años más rápido....

Siempre es un gusto visitarte...te imaginas aparte te leo con una sonrisa!!!

Cariños,

Silvia

Silvia Cristina dijo...

A perro flaco no le faltan pulgas!!!!!!Jajajajajaja

Trata de sacarles una foto a la mosca ..sobre la rosa...quizás pueda...

Un abrazo,

Silvia

El Analista dijo...

SABIA YO QUE ALGO ANDABA MAL. POR ESTAS TIERRAS COMPRE UN SOBRECITO CON ALGO ROJO QUE SE SUPONE QUE MATA A LAS MOSCAS, LAS MATARA DEL SUSTO Y NO SE LES ACERCAN, ASÍ QUE OPTE POR DARLES NOMBRE A CADA UNA, YA SON DE LA FAMILIA

Silvia Cristina dijo...

Paso a saludar...todo tranquilo....

Abrazos,

Silvia