martes, 18 de agosto de 2009

Aventura en Fuerteventura (I)

Como iba diciendo, necesitaba estar sola.



Así que invité a mi hermana Patricia. Ella, a su vez, invitó a su hija Raquel. Para no ser menos, yo invité a mi hija Adriana. Y al final me salió un pastón. Pero qué más da... ¡Con tal de estar sola! Y nos fuimos las cuatro, solas, pero bien acompañadas, en busca de nuevas soledades que compartir.

Llegamos al aeropuerto tempranito. Por si el avión salía a su hora. ¡Nunca se sabe...! ¡Más vale pájaro en mano que ciento volando! Aunque no sé si en el aeropuerto de Las Palmas caben cien aviones... En el cielo desde luego que sí. Pero en la pista me parece que se atascarían... Lo que si cabía en mi mano era nuestro avión. De lo pequeñito que era. ¡Pero si parecía un helicóptero! Y como fuimos caminando, sin guagua y ni siquiera un autobús, de tan entretenidas que íbamos con nuestras soledades ¡casi nos lo pasamos de largo pensando que era un adorno!

Menos mal que por un lado el avión tenía escrito "Islas" en letras verdes. ¡Porque el nombre de las siete no cabía...! Y gracias a esa valiosa información nos dimos cuenta de que el avionazo de al lado no era el nuestro. Menos mal, porque las islas "Lufthansa" no me suenan... Yo me puse muy contenta. Cuanto más pequeño fuera nuestro avión ¡menos gente habría! Y de eso se trataba. Sólo recé para que cupiera el piloto. Y así, mientras elegía entre una oración o una plegaria, me dispuse a subir al avión por una escalerilla con alfombrilla roja, que todavía no he descubierto qué simbolizaba.

A partir de ese momento todo fueron reverencias. La gente entraba agachando la cabeza y retorciendo la espalda. Qué manera tan curiosa de saludar. Hay que ver lo educados que somos en Canarias ¡Y yo no iba a ser menos! Me doblé cuanto puede y así, de medio lado, mirando al suelo y procurando no chocar con las cabezas que salían de los asientos, logré llegar al centro del pasillo. ¡Y sin ninguna dificultad! Allí me esperaba la azafata que cabía, la cual, alegremente y sin tacones, me señaló con la mirada un sillín un poco más allá. Tampoco cabían palabras, así que, a base de miradas, nos fuimos sentando en los sillines y poco a poco todo volvió a la normalidad.

Ya por fin no había minucias. Atrás quedó la escalerilla, la ventanilla, el pasillo, la alfombrilla y el sillín. Y allí estaba yo, en un avión, sentada a presión e intentando atarme el cinturón. ¡Qué situación tan superlativa! La azafata, con media sonrisa, se puso a bailar un baile nuevo, y yo, con el rabo del ojo que me quedaba sin tapar por el asiento de alante, puede darme cuenta de que el sillín delantero estaba ocupado por ¡un abuelo y su fabulosa nieta!

La niña era absolutamente angelical, de ojos rubios y pelo azul, cual princesa del mejor cuento de hadas. Jéssica. Así se llamaba el caramelito. Lo supe porque su abuela estaba sentada cinco o seis sillines más atrás. No lo sé exactamente porque no me cabía la cara de perfil y no podía darme la vuelta. Pero seguro que estaba lejos. Lo intuí por la conversación privada que mantuvieron durante todo el vuelo:

- ¡JESSICAAA!¡SIÉNTATEEE!
- ¡ABUELAAA VEN CONMIGOOO!
- ¡NO ME PUEDO MOVEER! ¡QUÉDATE SENTADA! ¡JESSICA NO GRITEEES!
- ¡ABUELAAAA! LEVÁNTATE QUE NO TE VEOOO!
- ¡JESSICA, NO TE SUBAS A LA SILLA QUE MOLESTAS A LA SEÑORA DE ATRÁAAS!
- ¡JESSICA NO LLOREEEES! ¡NO GRITEEEES! ¡QUE ESTÁS MOLESTANDOOO!
- JESSICA, ¿QUÉ ES ESE PALO QUE TIENES EN LA MANOOO? NOOO! NO LO TIREES!

Fíjense qué chiquitito el avión ¡que era hasta desmontable! Lo supe cuando me llegó un reposabrazos directo a la cabeza. Como pude y contorsionando mi cuerpo hasta lo indecible, recogí la pieza del suelo y se la entregué al abuelo de la niña que tenía cara de ser experto en bricolaje, porque en un pis pas recolocó el reposabrazos en su sitio sin necesidad de pegamento. Lo que no entendí, y todavía no entiendo, es por qué todo el mundo me miraba a mí con cara de pena. ¡Como si el avión fuera mío! Qué más daba que Jéssica quisiera jugar con el reposabrazos. ¡Lo importante era que no se fijara en las hélices! Si es que eran dos...

En fin, que así empezó mi viaje a Fuerteventura. Hoy me quedo en el avión. Porque de aquí a que podamos salir todos, va a pasar un buen rato. Por la descompresión... Pero les adelanto que ahora es cuando realmente empieza la verdadera aventura. ¡Cuántas sorpresas nos estaban esperando! Sobre todo cuando nos enteramos de que Fuerteventura ¡no era una isla desierta...!

Continuará...

37 comentarios:

Lansky dijo...

Yo una vez estuve a punto de asesinar a un niño en un vuelo transoceánico; me parece que lo conté en mi otro blog Todossomosdios

Kotinussa dijo...

Y todo eso sin salir del avión... ¡Qué será cuando tomes contacto con los indígenas!

Lara dijo...

Ah ¿que no es una isla desierta? pos ya no voy, jajaja...

Anónimo dijo...

que alegría tenerte de vuelta Zafferano!

susana dijo...

Cómo echaba de menos tus historias. Espero que ya hayas podido estirarte otra vez. :) Un beso.

Nanny Ogg dijo...

Vaya, al final me dejas con la duda de si elegiste una oración o una plegaria... cachis... :D

Besos

saqysay dijo...

Que complicado viajar así, dónde todo es muy pequeño. Por ende el espacio es reducido. Ufs!
Por lo general cada vez, que viajamos nos acompañan niños, que suelen llorar todo el viaje o se aburren. Pero bueeeno son niños, también lo fuimos.

Quedaré a la espera, de esa nueva aventura.

Saludos!

Zafferano dijo...

Lansky: Sí, lo recuerdo. Tu viaje comparado con el mío fue un LP!

Koti: Es que con todo lo que me costó entrar ¡no iba a salir tan pronto...!

Lara: Pos yo que tú iba! Por eso fui...

Anónimo: Lo mismo digo! Qué alegría tenerte de vuelta!

Un beso enorme a los cuatro y hasta la próxima desaventura!

Zafferano dijo...

Susana: Hola Susanita! Si. Me estoy estirando todo el día. En la cama, en el sofá... En fin mi vida es un continuo estiramiento.

Nanny: Pues al final me decanté por una oración intransitiva. Se me dan de bien...!

Saqysay: Que lo fuimos? Pero por qué hablas en pasado...

Un besote a las tres, gracias y hasta prontito!

Genín dijo...

jajajaja Menos mal que no llevaban gallinas, ni comian tortilla de patatas, como antaño en los trenes!
Salud

Lansky dijo...

Usted, señor, quiere decir -espero- que qué pena que no llevasen gallinas, ni tortilla, etc.

Zafferano dijo...

Genín y Lansky: Señores, me alegra que estén tan de acuerdo. Sí. La gallina ha sido un elemento importantísimo en la historia ferroviaria. Sin ir más lejos ahí tenemos el AVE, claro homenaje a las gallinas de antaño. No por César el de los morituri, como mucha gente piensa. Lástima que en los aviones de hoy en día ya no den tortillas. Porque no les caben los huevos. A cambio nos obsequian con unas bolsitas de cacahuetes pelados, que pesan menos y tienen la misma forma. En fin, que así son las cosas...

Un beso muy grande a los dos y gracias por la visita!

acoolgirl dijo...

Es lo que tiene querer viajar en soledad... que como tiene que ser muy pequeña le hacen poco hueco en los aviones!! Jaajaja!!

No me gustan los aviones pequeños de hélices... se mueven muchooo!!

Un besitooo y encanta de volver a saber de tí, que estábamos desaparecidas la una de la otra!! :D

Eduardo dijo...

Bueno, espero que ahora no cuentes la aventura en Fuerteventura... del año que viene, que igual el próximo verano te da el capricho de viajar a Cancún con la Jessica esa y me quedo sin enterarme de nada.
Estoy en ascuas por la continuación. Un besito

erMoya dijo...

La leche, trsa leerte ahora si que tengo miedo de coger un avión, vaya que una niñita con abuelo le de por desmontarlo en pleno vuelo!!!

En fin, que disfruteis de vuestra soledad en Fuerteventura.

Besos!

amigoplantas dijo...

Mi experiencia con aviones de hélice es muy limitada, un Las Palmas - Lanzarote de ida y vuelta; aunque los que de verdad viajan en avión hablan cada día más de los turbo-hélices para cubrir aeropuertos de segunda, o tercera, o cuarta, o...

Mismamente como el de ZaraGoza

Lidia M. Domes dijo...

Cómo me gustaría tener tu Visión del mundo!!!

La aprendiste o nacieron juntas???

Un abrazo muy fuerte, me quedo a la espera de la diversión!!!

Lidia

belengea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marga dijo...

Jajajajaja!!!!

Estos niños casi siempre se llaman Jessica, Jennifer o Jonathan... comprobadlo!!!!

Esto me recuerda que tengo pendiente de contar una anécdota playera mía... pero es que ¡es tan ridícula, que me da vergüencilla!

Lo mío va sobre barcos... bueno, sobre barcas... con toboganes...

Me alegro de verte escribiendo, niña. A pesar de las apreturas.

tnf25 dijo...

bueno es que así como que muy sola, no verdad..ah! los niños…jejejee

Franziska dijo...

Veo que te han sentado muy bien las vacaciones aunque hayamos lamentado no poder divertirnos con tus formas de ver las cosas. Me ha encantado todo el post y sobre todo el dibujo de la botella, te felicito.

Un abrazo, guapísima.

Zafferano dijo...

Acoolgirl: Sí. Nunca he viajado en soledad. Ni tampoco en carricoche...

Eduardo: Y qué tal Ascuas? Tiene playa?

erMoya: Bueno, leche no dan... Pero agua y cacahuetes los que quieras!

Amigoplantas: Pues qué suerte tiene Zara! Gozando todo el día!

Un beso grandísimo a todos y muchas gracias por pasar por casa!

Zafferano dijo...

Lidia: Sí, soy bastante visionaria. Menos con la tele, que cada día está peor.

tnf25: Niños? Qué niños...? Pero si todavía no es septiembre!

Marga: Te faltó "Jeray". Que me los conozco todos...!

Fran: Sí. Elegí es foto porque salgo muy favorecida. Me alegra que te guste.

Muchísimas gracias a los cuatro y un beso enorme!

Zafferano dijo...

Un beso enorme a la suprimida!

Silvia Cristina dijo...

Hola querida Zafferano!!!!

Que alegría me da verte escribir de nuevo....alegras el alma con tus escritos...no tienen desperdicio...
No me voy a perder el relato de tu diversión!!!!
Espero disfrutes tus momentos...estarás algun ratito sola????

Un beso enorme,

Silvia Cristina

Sra de Zafón dijo...

Qué placer leerte y qué guapa sales en la foto, y en el relato, tan sola y tan bien acompañada.
Me encanta asomarme a tu camarote :-)
Besos

Necio Hutopo dijo...

Y bueno llevo ya un tiempo sin pasarme por acá y mira que me hacúa falta reírme en estos últimos meses... En fin... Espero que estés bien... Ahora me pongo a leer lo que me ha faltado...

Necio Hutopo dijo...

Oye, pues me deja un poco intranquilo tu contestación... Mi solidaridad para lo que pueda estar pasando

Tanhäuser dijo...

Pero qué maravilla de viaje, oye y qué rica la niña, ¿verdad? Ahora que la abuela...
Me queda una pregunta, eso sí: Tú, ¿por qué eres tan genial? ¿comes algo distinto al resto de los homos sapieneses sapienses, o algo así?
Es que te espachurraba, joía.
Besos

EL INSTIGADOR dijo...

Como siempre, delicioso.

Ayer, en una terraza de Puerto de la Cruz, mientras me jamaba unos pececillos, vi que el local siguiente se llamaba Zafferano. No tuve cojones para preguntar pero ya no lo aguanto más.

Es un apellido? un prohombre Canario con apellido espresso? Una familia repartida?

Espero respuesta.

Besos

desparramando dijo...

jajajajaj me encanta leerte...
es como ver una comedia en la tele.

cariños..

Anónimo dijo...

Romanos 10. Si confiesas con tu boca que Jesucristo es tu Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salv@.

Zeltia dijo...

arre carallo que tardas en venir de Fuerteventura!!!

saqysay dijo...

Ah!, pasado mucho tiempo, que no sé nada de tí. Sólo espero que te encuentres bien.

Saludos!

Genín dijo...

Estás muy perdida, solo espero que estés bien.
Besitos y salud

Anónimo dijo...

Oye Los Canarios no somos indígenas !! :@

Anónimo dijo...

En que Planeta viven? , Digo por que para no saber que las 8 islas ..son habitadas ..es que tenéis muy poca cultura !!..y luego los canarios somos Indígenas? ..aveces es más bonito quedarse calladit@..