viernes, 31 de julio de 2009

El verano de Zafferano

Qué bien. Ya ha pasado la mitad del verano y yo sin darme cuenta.



Eso quiere decir que me lo estoy pasando bien. Porque de lo contrario estaría sufriendo... Y cuando se sufre, el tiempo pasa más despacio. Como casi todo el año. Menos los lunes. Que son eternos.

En este tiempo de asueto, me he convertido en una mujer hiperpasiva. ¡Ya era hora! ¡Pensé que nunca me iba a tocar...! Así que, todas las mañanas, me levanto y recuerdo el famoso refrán: "No dejes para hoy lo que no puedas hacer mañana". Y eso es lo que hago. Nada. Total... Como no tiene remedio...

La terracita ya está cogiendo color. ¡No hay nada como el verano para que las plantas prosperen! Ya tengo: mosca blanca, oruga verde, araña roja y pulgón negro. Y no sé si me falta algún otro color. Pero el conjunto queda muy estético...

Además, me he comprado una mesita y dos sillas. Sólo me siento en una... Pero por si acaso... Son una monada, de hierro negro y muy ligeras. Las coloqué debajo de la pérgola de la terraza, que es donde único da la sombra por la mañana. Y como el techo de la pérgola es de plástico transparente, a partir de las dos de la tarde las sillas negras alcanzan una temperatura mínima de 80 grados celtíberos. Por lo que he optado por seguir sentada en el suelo que es más sano y más barato.

Eso sí, a las tres de la mañana se está de maravilla. Te puedes sentar en cualquiera de las dos sillas. ¡E incluso se puede tocar la mesa! Por eso, a veces, adelanto un poco el desayuno solamente por el placer de comer en la terraza. Y con la luz encendida...

Del resto bien. A principio de mes, para afianzar mi estado de hiperpasividad, me fui unos días a Fuerteventura. A un hotel alejado del mundo, de la civilización y de las plagas fitosanitarias. Y allí estuve unos días, desonectada y fecunda. Pero eso lo contaré en mi próximo post: "Aventura en Fuerteventura". Que escribiré cuando me pueda sentar en mis sillas nuevas...

Ahora me voy. Me reclama una nueva plaga: El hongo de la Roya. De cuya rima no quiero acordarme...

¡Besos a todos y feliz verano!

16 comentarios:

Tanhäuser dijo...

No está mal. Más de sesenta días sin saber de ti. Y luego pretenderás que no te meta una bronca de las que marcan época. De todas formas, como que veo que estás ocupada matando bichos como Obama, lo dejaremos para otra ocasión.
Un felicísimo verano para ti también, guapísima.
Besos.

Miroslav Panciutti dijo...

¿Que estás cultivando plantas en una terraza? Ay, ay, qué miedo me das. A ver si vas a ser tú quien me va a cambiar la cerradura para apoderarse de mi terraza. Un beso y no tardes tanto en volver a escribir.

Genín dijo...

Tiene buena pinta la historia de Fuerteventura...
Besitos y salud

Lara dijo...

Te falta la mosca cojonera que es muy típica por aquí y que me tiene las piernas acribilladas, jajaja...
Muuuuuacks!

Marga dijo...

¡Dichosos los ojos!

A ver si te veo por el "libro de caras", que te echo de menos...

Por cierto: odio las plagas. Sobre todo, desde que te mantienen tan lejos del teclado.

¡Bienvenida, guapa!

Nanny Ogg dijo...

Hiperpasiva y viva, que anda que hacía meses que no se te veía por aquí :D

No tardes tantísimo.

Besos

Franziska dijo...

Caro está el azafrán esta temporada. Mejor diría que carísimo y es esa razón por la que has desaparecido y nos has dejado sin nuestros postres de humor que tan eficaces eran para mi digestión. No entiendes nada. No te preocupes, tampoco yo.

saqysay dijo...

Me alegra volver a leerte,se le extrañaba...
Me agradan esas estaciones, en dónde no hace mucho frio,puedes compartir eso del aire libre. Estar en la terraza acompañada de buen libro, es mi placer favorito...

Otra cosa, oír los pajaritos cantar, aunciando un nuevo día...


Cariños, que andes bien!!

Lansky dijo...

¿La mujer hiperpasiva es la que no hace nada, salvo tumbarse de espaldas mientras el varón tienen que hacerlo todo por los dos?

soldadito dijo...

Cuanto tiempo querida Zaffe, me alegra volver a leerte.


Cuidate mucho y pasa un feliz verano.

Besosss

Kotinussa dijo...

Yo sólo entiendo las vacaciones de dos formas: o viajas o entras en estado de hiperpasividad, que es donde estoy ahora mismo, después de mi correspondiente viaje.

¡Ah! ¡Ese poquito de recocleo en la cama sin haber mirado siquiera la hora, porque no te importa en absoluto! ¡Ese gesto de guardar el reloj de pulsera y no volverlo a sacar hasta septiembre! Son cosas que no tienen precio.

tnf25 dijo...

Pues que bien va el verano entonces!!! tantos colores y sillas nuevas! muy bien..jejeje, pues anda acá esperamos la crónica , un abrazo!

susana dijo...

Cuánto tiempo. Espero que recargues pilas para escribir muchos post. Suerte con tus bichos. Un beso.

sinkuenta dijo...

Hola Zafferano, pues vete preparándote a madrugar porque a partir de mañana estamos de nuevo en alerta por los calores... creo que como el tiempo siga así, vas a poder modelar el hierro de las sillas y transformarlas en un rastrillo para cardar las plantas. Un saludo

desparramando dijo...

las plantas de tu terraza tienen los mismos colores que mi jardin de patio :D
no se si es moda o solo algunas mujeres podemos jactarnos de eso.. jajaja

Cigarra dijo...

Como me gustan los 80 grados "cetíberos". Prometo copiarte la expresión (con mención de responsabilidad y copyright, descuida)